Esquizofrenia

Cuando lo conocí era un chico de dieciocho años, de mirada franca y rostro agradable, que hablaba abiertamente de lo que sentía. En el hospital psiquiátrico podía por fin descansar: ya no lo abrumaba la presencia de los telepáticos que allá en su pueblo junto al mar interceptaban, leían y robaban sus pensamientos desde hacía […]