Pesadillas: parasomnias

Cada noche, durante los períodos de sueño REM, sobreviene una atonía muscular que nos impide movernos. Así, el acontecer onírico se desenvuelve solamente en los mundos internos, sin que el cuerpo corra ningún peligro cuando es necesario volar, sumergirse o pelear. Si falla la delicadísima coreografía neuronal que nos permite caer en la atonía y […]